Un niño con retraso grave tiene necesidades muy especiales. Los trastornos neurológicos a menudo se manifiestan en dificultades en la comunicación y la motricidad, en disfunciones sensoriales (vista, oído…), en crisis de tipo epiléptico y en varios problemas de salud: digestivos, respiratorios, cardiovasculares, dentales, etc.

Desde el Área de Atención al Niño se realizan intervenciones globales, individualizadas y transdisciplinares, dirigidas a mejorar la calidad de vida del niño, a prevenir y disminuir las importantes problemáticas derivadas de la pluridiscapacidad y a potenciar las capacidades de desarrollo de cada niño.

Nuestros servicios de atención al niño